Curiosidades de Japón

Feb 24, 2021

Japón destino soñado, el más allá del continente asiático…

Aislado y encerrado en sí mismo hasta hace un siglo y medio, mantiene sus tradiciones y su cultura única tan fuertes como el modernismo al que ha ido avanzando a pasos agigantados… conozcamos más de este fascinante país de contrastes.

Japón y sus nombres

Nippon es el nombre oficial de Japón, y Nihon, la denominación más informal. En ambos casos significa literalmente “el origen del sol”… lo que conocemos como «Tierra del Sol Naciente», más poético ¿no? Al parecer fueron los chinos quienes llamaron así a este territorio, en referencia a su ubicación en la salida del sol respecto de la Gran China.

La palabra que usamos en español “Japón” nos llegó a través de las rutas comerciales, la ruta de la Seda, y los viajes de Marco Polo que llamaba Cipangoa, pero sobre todo de los portugueses del siglo XVI y sus enclaves comerciales en la península de Malasia, allí denominaban a Japón con la vieja palabra malaya de origen chino: Jepang. Y los ingleses la registraron por primera vez en 1577 como Giapan.

Un país encerrado en sí mismo

Japón es una nación única que se mantiene muy conectada con su pasado y sus tradiciones milenarias. Resultado de un proceso histórico que comenzó con las olas migratorias originarias de Asia e Islas del Pacífico, donde destacarían las influencias culturales llegadas de China. En el siglo XVI empezaron a llegar influencias occidentales, con los comerciantes y jesuitas portugueses, pero este intercambio cultural se frenó en seco a mediados del siglo XVII, cuando dio comienzo  el Sakoku, el largo periodo de aislamiento con el resto del mundo. No fue hasta finales del siglo XIX cuando Japón se abría de nuevo al mundo, presionado por las potencias occidentales,  empezaron a llegar a raudales influencias extranjeras.

Por todo ello la cultura japonesa es tan distinta a otras culturas asiáticas, pocos países a excepción de china, se ha. Mantenido tan encerrada en sí misma y cerrada a influencias extranjeras.

El Imperio solitario

Hoy Japón es el único país del mundo que se puede denominar como “imperio”. La dinastía actual se mantiene ininterrumpidamente desde el año 711 aC. Aunque el Japón moderno es un estado unitario con una monarquía constitucional, el emperador  se limita a ejercer un papel ceremonial.

Archipiélago Volcánico

Japón es un archipiélago compuesto por 6852 islas repartidas a lo largo de la costa del Pacífico asiático, en una distancia que va desde el mar de Ojotsk hasta el mar de China Oriental, por lo que Japón tiene la sexta línea costera más larga del mundo.

Monte Fuji

Su ubicación en el anillo de fuego del Pacífico, un territorio eminentemente volcánico, con hasta 111 volcanes activos, que lo hace propenso a terremotos, tsunamis y erupciones… quizás eso explique en parte su gran espiritualidad.

Entre sus muchos volcanes cabe destacar el monte Fuji, el más alto de Japón con sus 3776 m. Es un cono volcánico, sagrado desde la antigüedad para los santoistas, y el símbolo de Japón , en cuyas laderas hay construidos varios templos y arcos torii. Es poisble ascender a la cima, hay un dicho que reza, “un verdadero sabio sube a la cumbre del Fuji una vez en la vida. Solo un tonto lo hace por segunda vez”. En un día despejado, el Fuji se divisa incluso desde Tokio, que está a cien kilómetros.

Religiones

Los japoneses no se reconocen de una sola religión en particular, y suelen incorporar distintas características de diferentes religiones a su vida, practicando un sincretismo religioso, principalmente del budismo, el cristianismo y la religión shinto.

  • Budismo.
    El budismo llegó a Japón desde un pequeño reino de Corea, “Baekei”, en el siglo VI dC. A partir de ese budismo se desarrolló un budismo japonés con influencias chinas. Sin duda es la religión practicada por la mayoría de los japoneses, sobre todo la tendencia del Budismo Mahayana, que influenció en la cultura Zen japonesa.
  • Shinto o Sintoismo.
    Es la religión nativa y exclusiva de Japón. La única religión que existía antes de la llegada del budismo, y que definió la mitología japonesa. Conocido como «el Camino de los dioses». El sintoísmo afirma la existencia de divinidades o espíritus que pueden encontrarse en la naturaleza o en niveles superiores de existencia
    Cada santuario sintoista se dedica a una personalidad divina. Al entrar en un templo, se pasa a través de un «torii» , la característica puerta sagrada en color rojo (y que encontraremos por todo el país), esta puerta que marca el paso entre el mundo finito y el mundo infinito de los dioses.

    Puertas Torii

  • Cristianismo.
    Este llegó a Japón en 1549 a través de los Jesuitas portugueses. Pero un siglo después el cristianismo fue prohibido, sobrevivió únicamente en un área aislada alrededor de Nagasaki. Volvió con la apertura del país en el siglo XIX y se extendió despacio, hasta alcanzar la cifra actual de casi 1,5 millones de cristianos japoneses. La historia japonesa recuerda los doce sitios «cristianos ocultos» que en 2018 fueron reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Zen o la Escuela de la Vida

El Zen es una rama del budismo japonés, cuyo propósito es alcanzar de manera intuitiva la iluminación a través de la disciplina física y mental. Un viaje espiritual personal. Los seguidores del zen rechazan los artificios intelectuales y las frivolidades mundanas pues prefieren la experiencia de la realidad, el aquí y el ahora.

Para muchos el Zen es considerado la cima del Budismo, enfatizando en:

  • La recuperación de la simplicidad y de la sencillez.
  • La posibilidad de hallarlo todo, paradójicamente, al perderlo todo.
  • Un especial entusiasmo en la riqueza del vacío.
  • La inexistencia de un principio y un fin. Tan solo existe el vacío.

Jardín Zen

Entre las esencias Zen está los jardines, completamente diferentes de lo típicos jardines japoneses, concebidos para representar diferentes aspectos de la naturaleza y debe verse lo más natural posible, conociéndose como san-shui (montaña-agua), donde el agua y las rocas son esenciales, y en ausencia de flores, son los árboles y arbustos los que dan los colores al jardín cambiando según la estación del año.

El jardín ZEN, o Karesansui, por su parte es un jardín seco, poco más que un campo de arena poco profunda, con grava y rocas, y y ocasionalmente hierba, musgo u otros elementos naturales, son los característicos de la meditación de los monjes Zen.

Onsen, aguas termales

Japón está lleno de aguas termales de origen volcánico. Y los japoneses aprovechan para hacer un Onsen, los baños tradicionales japoneses, que aprovechan el calor natural de estas aguas procedentes de la gran actividad volcánica.

Estos baños termales son la quinta esencia de la cultura tradicional japonesa, más allá del Zen, los Onsen son una gran opción para relajar cuerpo y mente. El baño tiene una gran importancia Japón, representa mucho más que simplemente «lavarse» o «limpiarse». Según el budismo el baño nos limpia los siete males y nos concede las siete bendiciones.  Y además de lo espiritual, las aguas de origen volcánico tienen numerosos beneficios para el cuerpo y la salud. Una de nuestras tradiciones favoritas en Japón.

De Ninjas y Samurais

Ambos son guerreros japoneses, pero no deben confundirse, existe muchas diferencias entre ellos:

  • Los samuráis formaban una élite del ejército japonés que gobernó el país durante cientos de años. Esta figura más propia de la época Feudal, fue aumentando su poder e influencia del  siglo X hasta el siglo XII, su momento cumbre, que tuvo lugar  en una época de gran inestabilidad y continuas luchas de poder entre los distintos clanes.
    Luego su poder cayó en decadencia, y en el siglo XIX, con la apertura al mundo exterior, los cambios tan abruptos y masivos que empezaron a darse en la cultura japonesa, a los samurais les parecia una traición a los valores tradicionales.
    Saigo Takamori, uno de los líderes más ancianos en el Gobierno Meiji, estaba particularmente preocupado por este hecho, junto con la creciente corrupción política, así renunció a su cargo y se retiró al dominio de Satsuma. Donde se fue forjando un ambiente de rebelión que acabó en el enfrentamiento entre las tropas imperiales y las de Takamori. Estos perdieron, y el propio Takamori fue uno de los últimos en caer. Pero el pueblo le consideró un «héroe trágico», así finalmente en 1891, el propio emperador Meiji acabó perdonando a Takamori post mórtem. Y hoy es considerado como el último Samurai.
    Los Samurais se caracterizaban entre otras cosas por su fuerte sentido del honor, utilizaban armaduras de cuerpo completo, como muestra de su elevada clase social.

    Guerrero Samurai

  • Mientras que los Ninjas eran considerados mercenarios de clase baja, unos guerreros que prestaban sus servicios a todo aquel que tuviera el dinero suficiente para contratarlos. Eran literalmente los practicantes del Ninjutsu, una táctica de guerra que no un arte marcial, y que  significa nin = escabullirse y jutsu = arte, es decir, el «arte de escabullirse».
    Vestían ropajes negros dejando al descubierto únicamente sus ojos, para ocultarse fácilmente en la oscuridad de la noche. Incluso eran adiestrados en el arte del disfraz. Usaban amplia gama de armas y como espadas, cadenas y cerbatanas, también eran expertos en la preparación de venenos, pócimas y explosivos.
    Los ninja perviven hoy… al menos se considera a Soke Masaaki Hatsumi, como el último verdadero ninja, quien recibió el «arte de 9 escuelas antiguas» , donde se crearon estos antiguos guerreros. Actualmente este anciano tiene centros de enseñanza que están avalados por el gobierno japonés… Por si quieres ser un guerrero ninja 😉

Artes marciales, Karate o Judo

Está claro que los japoneses son los reyes e las artes marciales, ¿pero cuales son las diferencias entre Karate y Judo? La principal es el contacto. Mientras que en el karate se hacen muchas katas y se evita en lo posible el contacto, de hecho en los entrenamientos  casi no llega a haber contacto. En el judo es todo deporte de contacto, agarres, proyecciones, combate de suelo, inmovilizaciones, luxaciones, cuerpo a cuerpo.

  • Kárate o karate, significa en japonés “mano vacía”. Este arte en realidad proviene de la India, de allí pasó a China y por fin en el siglo XVI a Okinawa, la pequeña isla  japonesa, que nos recordará  siempre al señor Miyagi de Karate Kid. En Okinawa estaba prohibido usar armas por lo que los habitantes de Okinawa se interesaron por el arte de luchar sin armas que habían visto entre los monjes chinos. El kárate tardaría aún trescientos años más en llegar a Tokio.
  • Judo significa “camino suave» o  «camino de la gentileza». Un camino no sea tan suave, pero que hace referencia a la fluidez de sus movimientos, influyendo en el desarrollo físico, mental y emocional a través de su práctica. El Judo nació en el siglo XIX en Japón, como recopilación de técnicas: proyecciones, luxaciones, inmovilizaciones, estrangulaciones, desarmes y golpes; así como de tácticas: desplazamientos, posicionamientos, transiciones, y métodos de respiración.

Sumo, el deporte nacional

Otros guerreros que han llegado hasta nuestros días como auténticos héroes ej Japón son los luchadores de Sumo.

Sumo, deporte nacional

El sumo o lucha sumo es un tipo de lucha libre donde dos contrincantes, o rikishi, se enfrentan en un área circular, el dhoyo. Este deporte está considerado un arte, que se enreda en la tradición sintoísta, y que tiene ya 2000 años. Como si nosotros, los europeos, siguiéramos practicando lucha de gladiadores 😉

El sumo empezó siendo el arte marcial del sumai y con técnicas de lanzamiento, luxaciones, estrangulaciones y métodos de golpeo para ser usado en la defensa y el ataque por los guerreros samurai. Pero con los años esta práctica pasó a ser usado en duelos, y convertirse en el deporte que es hoy en día, que consiste en luchas de pocos segundos de duración, cuyo objetivo es sacar al contrincante del circulo.

Es el único deporte en general que solo puede ser practicado de manera profesional por hombres; está completamente prohibido a las mujeres, porque según la tradición las mujeres contaminarían el Dhoyo… con todo, las mujeres en Japón ya lo practican de manera amateur.

Memorias de una Geisha…. o un Geisha.

Geisha es a palabra para denominar un artista en la tradicional japonesa, cuya labor consiste en entretener en fiestas, reuniones o banquetes, ya sean exclusivamente femeninos como masculinos, o bien mixtos.

Originariamente, siglos atrás, los Geishas eran exclusivamente hombres, conocidos como taikomochi, es decir el “portador del tambor” o hōkan «bufón», teniendo un papel similar al que poseen hoy las geishas femeninas, divertir, tocaban instrumentos, interpretaban, cantaban… un tipo de “acompañantes” que se remonta al siglo XIII, parecido al papel de bufón de corte de los reinos medievales europeos.

Hacia el siglo XVI los hombres Hokan empezaron a caer en decadencia, cuando en 1751 apareció la primera mujer Geisha conocida como «Onna Geisha». Frente al auge creciente de las geishas femeninas, los hombre geisha fueron despareciendo. De manera que al final la palabra Geisha paso a denominar solo a la mujer geisha. Su periodo de esplendor tuvo lugar entre los siglos XVIII y XIX.

Geisha en las calles de Kioto

Hoy en día aún existen, pero su número ha disminuido. El aprendizaje de las geishas suele comenzar en la adolescencia, e incluso a veces antes. Estas aprendices son llamadas Maiko.

Contrariamente a lo que en ocasiones se cree erróneamente, las geishas ni eran ni son prostitutas. Aunque si fue tradicional para las geishas tener un danna, o amante, que era generalmente un hombre adinerado, podía estar casado, y tenía recursos para financiar los costes del entrenamiento tradicional de la geisha y otros gastos considerables. Aunque una geisha y su danna podrían estar enamorados, la relación está sujeta a la capacidad del danna para financiar su estilo de vida.

De la cultura Japonesa

Peculiar donde las hayas, de la cultura japonesa debemos destacar:

  • La cultura del Giri. Que prácticamente marca las interrelaciones personales, influenciadas por las ideas de» deber, honor y obligación». La fuerte idea de comunidad, frente a la diferente cultura individualista occidental. De ahí que veamos casos tan curiosos como los niños que van solos  desde bien pequeños andando o en transporte público al colegio, y esto no es por despreocupación de los padres, muy al contrario se trata de  la “dependencia en el grupo”, la preocupación por la comunidad, de manera que los niños japoneses aprenden desde temprano que pertenecen a algo más grande que la entidad individual o familiar, pertenecen a una comunidad y pueden contar con cualquier miembro de la misma en caso de necesitar ayuda.  Además en los colegios son los propios alumnos quienes se organizan para hacer las tareas de limpieza diarias del colegio, y se sirven la comida por turnos en el comedor escolar ¡colaborar en comunidad! ¿un mundo ideal?
  • Wabi – Sabi o la belleza de la imperfección. La armonía y simplicidad de la naturaleza como idea central, son conceptos de influencia budista y china, que han marcado claramente los ideales estéticos en el arte japonés. Quizás su máximo exponente se la “ceremonia japonesa del té”,  el ritual para preparar el té, también llamado el «Camino del Té» en japonés, es todo un arte que hay que vivir.
  • El Kimono. No es solo el atuendo asociado a las Geishas, el Kimono es el traje tradicional japonés, literalmente significa “cosa para vestir”, una prenda larga, como una bata llamativa, que es tanto usada por mujeres, como por hombres y niños en ocasiones especiales, las mangas del kimono diferencian a las mujeres casadas de las solteras. El kimono, enrevesado, no es nada fácil de poner, consta de más de una decena de elementos, y se necesita ayuda para ello. Por ello el Kimono ha caído en desuso,  y se reserva solo para las ocasiones especiales.
    Así en las grandes ciudades el Kimono parece haber sido sustituido por estrafalarios vestuarios de los jóvenes modernos, donde destacan:

    • Moda Lolita. Inspirado en la moda victoriana infantil y elementos del Rococó, con diferentes variacions: gótica, punk, etc.
    • Moda cosplay. Consiste en disfrazarse de algún personaje que aparezca en algún medio de comunicación japonés, ya sea anime, manga o videojuegos.

      Moda Cosplay

  • Hanami. Es como se conoce a la tradición japonesa de observar la belleza de las flores, se asocia al período en que florecen los cerezos y en el que los japoneses acuden en masa a parques y jardines a contemplar sus flores. De hecho Japón se conoce también como el país del Cerezo Floreciente”. Y es que en las islas japonesas crecen gran número de cerezos que en primavera se cubren de flores rosadas. Cada año,  desde finales de febrero a mayo, según la zona, los japoneses celebran el hanami, con pícnics en el parque, ya sea en familia, entre amigos o compañeros de trabajo.

La etiqueta japonesa

Las normas de conducta de una sociedad cobran especial relevancia en Japón, y se toman muy en serio lo de la etiqueta social.

  • Empezando por la reverencia, un saludo considerada sumamente importante en Japón, se enseña desde bien pequeños a los niños, pero aun así en  las empresas ofrecen entrenamiento a sus empleados sobre cómo realizar una reverencia en forma correcta. Las reverencias básicas se realizan con la espalda derecha, y las manos a los costados del cuerpo (para el saludo masculino, y las manos entrelazadas en la falda en el salido femenino, y siempre con los ojos mirando hacia abajo. En general, cuanto más larga y más pronunciada es la reverencia,  mayor  es la emoción y respeto que se expresa.
  • A los japoneses no les duelen prendas en pedir perdón “sumimasen”, ni en dar las gracias “Arigato” dos palabras básicas en la buena etiqueta japonesa.
  • Una de las cosas que intentan evitar es decir “no” a una persona, se considera una ofensa, si pueden evitarlo nunca dirán un no, hasta que no sea necesario.
  • Es muy importante para los japoneses  no entrar en el espacio personal de los demás. Por eso ellos llevan usando mascarilla desde mucho antes que empezara la pandemia de Coronavirus. Usar mascarilla estaba visto como un gesto de buenos modales en cuanto uno se resfria un poco.  Esto se hace más por respeto al “otro” que por protección hacia uno mismo.

    Paseando con mascarilla en Tokio

Cosas del día a día

  • Si te invitan a una casa, o vas a un Ryokan (alojamiento tradicional) debes quitarte los zapatos a la entrada. Normalmente todos los lugares cuentan con un estante  para guardar los zapatos, también es común que se te ofrezca un par de zapatillas cómodas, como “de andar por casa”.
  • En Japón está prohibido fumar en las calles. Se pueden encontrar puntos en la calle  donde hay ceniceros o espacios para fumadores, y es ahí donde hay que fumar parados, pero está prohibido ir caminando y fumando al mismo tiempo.Curiosamente no está prohibido en bares y restaurantes.

  • No hay papeleras por las calles. Esto nos vuelve locos a los occidentales, pero lo más curioso es que además las calles están muy limpias.
  • Atención ¡no se da propina!, podemos decir que ese concepto no existe para los japoneses, por lo que no conviene dejar nada en la mesa cuando recibimos el cambio de un pago.

  • Para brindar en Japón  mejor evitar nuestro ¡chinchin! Porque en Japón chinchin significa otra cosa, significa “pene”.

Y bueno…. podríamos seguir con muchas más curiosidades de Japón, y no acabaría, pero cuéntanos tú, ¿conoces alguna más?

Si prefieres ir a conocerlas en vivo y en directo…¡Viajemos a Japón!

Hanami, cerezos en flor

También te puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Únete a nuestra newsletter!