De mar y playas en Turquía

Nungwi Tanzania

El Mediterráneo turco

La costa turca del Mediterráneo es un destino privilegiado tanto de verano como de invierno. Aunque Julio y agosto pueden ser muy calurosos, alcanzando hasta 40 °. las temperaturas invernales rara vez descienden por debajo de los 15 ° C. Toda la costa mediterránea está protegida de los fríos vientos del norte por las montañas Tauro.

La región de Antalya esconde antiguas ciudades escondidas entre bosques de pinos. Esta costa es famosa por su mar azul turquesa, sus cielos soleados con más de 300 días de sol ala año, los tonos cambiantes de sus montañas y una exuberante vegetación verde.

La ciudad más grande de la región es Antalya, y la joya turca del Mediterráneo turco. Antalya,  fue fundada en 158-138 a. C. por Atalo II, el rey de Pérgamo. Habitada desde entonces, estaba rodeada por fuertes murallas protectoras en la época romana. Los bizantinos y seleúcidas ocuparon sucesivamente la ciudad antes de que cayera bajo el dominio otomano, una combinación de playas y cultura. Aqui podremos ver encalves históricos tan importantes como: las ruinas de la ciudad romana de Perges, el teatro romano de Aspendos.

Además es una buena opción recorrer la costa por la Ruta Licia,  500 kilómetros entre montañas, playas y frondosos bosques.

Entre sus muchas y bonitas playas, podemos destacar:

–  Cerca de la ciudad: Konyaalti Beach y Lara Beach.
 Çirali, en Kemer, además de playa excelente está al lado de la ciudad antigua de Olympos.
L
a playa de Iztuzu es una de las más bellas del Mediterráneo turco, con 4,5 km de largo. Junto a las  fuentes termales de Sultaniye (Dalyan), unas burbujeantes pozas de barro caliente con aguas minerales muy buenas para todo tipo de dolencias . Y lo mejor, es que es uno de sus lugares de anidación de la Tortuga Boba. La playa está abierta al público durante el día, pero entre mayo y septiembre está prohibida visitarla de noche, para proteger la anidación.  

*El verano está un poco masificado por que es el destino preferido de los turcos, pero también elegido por británicos y alemanes para pasar sus vacaciones veraniegas. Pero la primavera y el otoño son perfectos.

El Egeo Turco

La costa del Mar Egeo cuenta con algunos de los lugares turísticos más chics de Turquía. El clima del Egeo es magníficamente suave. Los veranos son calurosos, pero rara vez superan los 35 ° C, incluso durante julio y agosto,  lo que resulta más agradable en estos meses que el Mediterráneo, y a menudo hay brisas que alivian el calor. La primavera y el otoño son soleados, y climas agradables.

Las penínsulas de Bodrum y Marmaris son el lugar al que los VIP acuden en verano, y son famosas por la animada vida nocturna.

Más hacia el norte, alrededor de Izmir (Esmirna), la costa de Çeşme es una de las más apreciadas  por sus playas de aguas turquesas y arenas dorada, aqui hay varias playas con Bandera Azul.

Una ciudad que merece la pena visitar es Alaçatı, típica y encantadora ciudad egea, con una hermosa playa.

zanzibar
Nungwi Tanzania

El Mar Negro turco

Aunque el Mar Negro es menos conocido para veranear, vale la pena tenerlo en cuenta en los meses de verano, sobre todo para aquellos que no disfrutan de las elevadas temperaturas del Sur. 

La costa del Mar Negro sorprende por su riqueza natural y cultural... entre castillos, mezquitas, monasterios, mitos de la Antigüedad, parecen calas y playas, aquí y allí, esperando ser descubiertas.

Lo ideal es recorrerlo por la carretera junto a la costa, desde Bolaman a Ordu, es poco transitada ya que ahora hay una autopista para quien quiere viajar rápido.  que ha quedado como ruta alternativa a la nueva autopista. Entre curvas nos sorprenderá con el Cabo Jason, donde hubo un templo dedicado al famoso Jasón y sus Argonautas; o la  playa de Çaka, con 400 m de arena blanca,  considerada como la mejor del mar Negro.

El clima en la zona del Mar Negro es húmedo y cálido en verano, la media es de 23 ° C. Un poco como veranear en nuestras costas del Cantábrico 😉

El Mar de Mármara

La región de Mármara al noroeste, con sus antiguas capitales otomanas de Edirne, Bursa y Estambul, disfruta de un clima moderado. Aunque lógicamente las temperaturas medias en invierno son muy bajas, en torno a 4ºC.  En verano son muy agradables, en torno a 27 ° C, eso sí, se pueden dar olas de calor húmedo durante días en verano, alcanzando temperaturas de 35°C o más.

Desde luego no es un destino para disfrutar de las playas, pero sí podemos destacar las mágicas islas Príncipe, o Adalar que significa ‘las islas’. Este es un archipiélago de ocho islas de paisajes verdes. Cada una con su historia, durante el periodo bizantino fueron lugar de exilio y prisión para príncipes y aristócratas repudiados. Con el tiempo pasaron a ser el refugio de la aristocracia otomana, que construían pequeños palacios de madera  al estilo victoriano, que permanecen dotando de un halo de historia a las islas.  

Sin duda siguen siendo un lugar para escaparse de la gran ciudad y abandonarse al relax. Los vehículos a motor están prohibidos en las islas, así que solo podremos movernos a pie o en bici.

¡Sin duda una opción diferente!

zanzibar