Viaje en familia
Francia

La vie en rose

“Sacad provecho de todo, y vivid felizmente y por mucho tiempo.”

Alejandro Dumas

No hay viajero que no haya soñado con Francia, el destino viajero por excelencia. Más allá de París, la ciudad del amor, la ciudad de las luces, la capital mundial de los viajes, el país galo tiene tanto que ofrecer que haría falta una vida para recorrer sus bellezas.

Francia es historia. Con los irreductibles galos, la Galia romana, los carolingios y Carlomagno dando forma al sueño de Europa, la dinastía de los Capetos, la de los Borbones, la Revolución Francesa, Napoleón y un convulso siglos XX… destino de los amantes de la historia.

Francia es arte. Desde la llegada de Julio César y los romanos, con su amplio legado de edificios clásicos, Francia se puso a la cabeza de las nuevas tendencias artísticas: románico, gótico, renacimiento, neoclasicismo, impresionismo, surrealismo, Art Nouveau, y modernismo.
Sin olvidar a pintores y escritorios que han dado forma a nuestros sueños sobre Francia… destino de los amantes del arte en todas sus variantes.

Francia es gastronomía. La quinta esencia de la gastronomía. El país del queso, de la baguette, del vino, de la soup d’ognion, la quiche lorraine, las crepes… Francia el destino de los amantes de la buena cocina.

Y por supuesto París… un escenario de cine, la Torre Eiffel, Notre Dame, «Crepes au chocolat»… y los Parques Disney y Asterix.

El sueño de todos los niños.

Itinerario recomendado

Día 1: CIUDAD DE ORIGEN - PARÍS

 Salida en vuelo internacional a París. A la llegada seremos recogidos en el aeropuerto y trasladados en privado al hotel seleccionado, recomendamos alojarnos en el barrio de Saint Germain des Pres, una de las zonas más elegantes de la ciudad, muy ambientado, con animados cafés y restaurantes, amplios parques, y muy cerca de casi todo.

Después de alojarnos cómodamente, y según la hora de llegada podemos empezar a descubrir la ciudad, paseando por Saint Germain, un barrio con mucho encanto por sus elegantes edificios del siglo XVII. Además aqui tenemos uno de los parques más bonitos de París, creado a principios del Siglo XVII por deseo de María de Medicis, la reina que añoraba su Italia natal.

Los Jardines de Luxemburgo, y su pequeño estanque con los tradicionales barcos de madera  de juguete, que se pueden alquilar y con los que los niños parisinos aman jugar.

 Nos alojaremos en uno de los encantadores hoteles de Saint Germain, o en un apartamento familiar.

Día 2: EXPLORAR PARÍS

barco Hoy dedicaremos el día a descubrir lo mejor de París en familia, y por supuesto tenemos que empezar por acercarnos al Sena para subirnos a un barco para recorrer el Sena y descubrir los mejores principales monumentos de una manera divertida, en Crucero Lúdico con juego de 36 preguntas y respuestas sobre «El Sena y sus secretos» (el juego solo está en francés, pero los comentarios de la azafata guía son también en español).

Desde nuestro crucero vamos a poder ver la Torre Eiffel; el Museo d’Orsay con sus relojes recordando su pasada vida como estación de tren; la Catedral de Notre Dame; rodearemos la encantadora Isla de San Luis; y en la orilla norte veremos el Hotel Du Ville; La Concergerie que fue el primer palacio de los reyes franceses antes de la construcción del Louvre; por supuesto el  impresionante Museo del Louvre; la Place de la Concorde con el obelisco egipcio de 3000 años de antigüedad que fue donado y traído desde Luxor, el Palais de Chillot, y al fin daremos la vuelta viendo la pequeña Estatua de la Libertad, punto final de este paseo. Esta estatua de la libertad se remonta al  siglo XIX, y está relacionada con la estatua que Francia regaló a Estados Unidos en el Centenario de su independencia, así años después los franceses residentes en Estados Unidos  decidieron regalar otra Estatua de la Libertad parecida a la original pero en formato reducido, solo 11,5m de altura, como conmemoración de la Revolución Francesa, por eso la estatua da la espalda a la Torre Eiffel, y mira hacia el oeste, hacia Estados Unidos.

Tras bajar del barco, toca subir descubrir París desde las alturas. Subiremos a lo alto de la Torre Eiffel, la gran dama de hierro inaugurada en la Exposición Universal de 1889, que domina la ciudad desde sus más de 300 m de altura. De bajada al primer piso, podemos realizar también el nuevo recorrido gratuito dedicado a los niños, guiados por dos personajes de dibujo los más pequeños disfrutarán de un recorrido interactivo para saber más sobre la Torre, su historia y su concepción, a través de anécdotas, secretos, hazañas ¡y mucho más!

 Al terminar ya se nos habrá abierto el apetito ¿Porqué no disfrutar de un picnic en el parque? En el césped del Campo de Marte, a los pies de la torre Eiffel os estará esperando un picnic con embutidos y quesos franceses, panes artesanos, y para los padres quizás un poco de champán. La mejor forma de experimentar el famoso art de vivre francés, el estilo de vida más parisino.

trekking Después de la relajada comida al aire libre cruzaremos el Sena por el puente bello puente de Jena, en un paseo de 10 minutos llegaremos hasta la Plaza del Trocadero, con la mejor vista de la Torre Eiffel. De ahí llegaremos al Arco del Triunfo, construido entre 1806 y 1836 por orden de Napoleón Bonaparte para conmemorar la victoria en la batalla de Austerlitz, sus impresionantes dimensiones nos sorprenderán. Podemos visitar su interior, un interesante museo, pero lo mejor es subir a la terraza donde descubriremos una bella vista de 360º sobre las 12 avenidas que parten de este punto de las cuales hay que destacar Los Campos Elíseos.

Una bonita manera de recorrer los largos Campos Elíseos es coger una «bici eléctrica pública», cómodamente y sin perdernos detalle, podemos bajar por el cómodo carril bici hasta la Place de la Concorde y cruzar el bonito Jardín de Tullerías, frente al Museo del Louvre. Allí podemos dejar las bicis, para cruzar a la Isla de la Cité, auténtico corazón de París.

La l’Ile de la Cité es el origen de la ciudad, primero romana cuando era conocida como Lutecia ¿Os suena de los cómics de Astérix? y después Medieval. Descubriremos la otra gran dama parisina, la Catedral de Notre-Dame de París, lamentablemente tras el incendio de 2019 está en rehabilitación , no podemos descubrir su interior, ni subir hasta las gárgolas, amigas del «jorobado», pero descubriremos las calles y casas más antiguas de la ciudad.

trainPara terminar el día proponemos subir hasta el Bohemio barrio de Montmartre, uno de los barrios más peculiares y encantadores de París, conocido como el barrio de los pintores por el gran número de pintores impresionistas que vivieron aquí en el siglo XIX y principios del XX. Su ubicación, sobre la mayor colina de París, estaba a las afueras de la ciudad  y era apenas una acumulación de granjas y molinos  donde se criaban ovejas. Poco a poco en el siglo XIX empezaron a instalarse burdeles y cabarets, como el mítico Moulin Rouge. Recomendamos tomar el funicular que nos llevará a la cima de Montmartre, y las escaleras que ascienden a la iglesia del Sagrado Corazón, con una de las mejores vistas sobre París, que alcanza hasta la Torre Eiffel. 

 Este es el perfecto final de nuestro día parisino, disfrutando de una cena en un restaurante parisino, bistrot o taberna… pero degustando la auténtica comida francesa.

Día 3: PARÍS - FOUGERES - MONT SAINT MICHEL

Hoy nos despedimos de la Gran Ciudad de la Luz, para dirigirnos al noroeste, las costas de Normandía y el fabuloso Mont Saint Michel.

coche-icono Recogeremos el coche de alquiler, para recorrer la región normanda a nuestro aire. Hay 4 horas de recorrido hasta Mont Saint Michel, por lo que proponemos hacer una parada de camino para que no sea tan pesado el trayecto en coche.

Una bonita visita será al pueblo de Fougeresa los pies de la mayor fortaleza de Europa, las casas medievales con entramados de madera y las calles adoquinadas rezuman todo el encanto bretón. El Castillo medieval visitable, tiene 1000 años de historia. Todo un viaje en el tiempo.

 Aprovecharemos para hacer el almuerzo, donde encontraremos encantadores restaurantes de comida tradicional bretona a buen precio.

Continuaremos hasta el Mont Saint Michel, la pequeña isla rocosa del en medio del estuario del río Couesnon, su historia comienza en el año 708, con el culto a San Miguel en este agreste monte protegido por las mareas, que acabaría convirtiéndose  en uno de los centros de peregrinaje medieval más importantes de Europa. Fue en el siglo X cuando los benedictinos construyen la abadía. Y a partir del siglo XIV, con los conflictos de la Guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra se construyen fortificaciones, entre otras en El Monte, defendido por algunos caballeros fieles al rey de Francia fue amurallada y  flanqueada por varias torres defensivas. Por ello si interior es un entramada de cuestas, y calles medievales.

Además de la ciudad Abadía, en Saint Michel podemos presenciar el extraordinario espectáculo de las mareas más grandes de Europa. Aislado del continente, rodeado por tierras movedizas, la bahía es recorrida dos veces al día por la marea. Durante las grandes mareas equinocciales, el mar puede retirarse al fondo de la bahía… ¡hasta 18 kilómetros!  

Lo más bonito es descubrir la isla al atardecer, pasearla de noche, cuando los grandes grupos de turistas se retiran, y devuelven «la paz» al lugar.

 Para poder apurar la visita, nos alojaremos esta noche cerca del Monte, en una casa rural o Bed & Breakfast.

Día 4: MONT SIANT MICHELE - ESCENARIOS DEL DESEMBARCO DE NORMANDIA

Hoy empieza nuestra aventura tras las huellas de una de las Batallas de la Historia Mundial, el desembarco de Normandía que marco el final de la II Guerra Mundial.

Empezaremos explorando la bonita población medieval de Bayeaux, donde destaca la Catedral de Notre-Dame del siglo XI con su estilo románico normando, considerada como una joya de la arquitectura normanda. Aquí encontraremos el Museo de la Batalla de Normandía, perfecta introducción antes de continuar hacia la costa, los pueblos y las playas de fueron escenario del desembarco de las tropas de los aliados. 

A destacar la mítica población de Sainte Mere Eglise, La población que fue teatro de una de las más grande hazañas de aquella histórica madrugada de junio de 1944 cuando sobre la ciudad empezaron a «llover» paracaidistas, el recuerdo de aquella noche sigue presente en su famosa iglesia, de cuyo campanario el soldado John Steele quedó colgado, cuando por error dos grupos de paracaidistas cayeron en medio de la ciudad, los alemanes los fueron disparando incluso antes de llegar al suelo, este soldado fue uno de los pocos que sobrevivió,  y acabó convirtiéndose en ciudadano de honor de la ciudad, hay una taberna con su nombre junto a la plaza, que  mantiene su memoria a través de fotos, cartas y artículos en sus paredes. Recomendamos visitar el Museo Airborne, con el relato de las vivencias en primera persona de los héroes de las tropas paracaidistas americanas.

Colleville-sur-Mer , donde se encuentra  el cementerio militar estadounidense, muy cerca podemos visitar Punta du Hoc, entre las playas con nombre en clave Omaha Beach y Utah Beach. Era el punto estratégico del Muro del Atlántico, donde todavía se ven las huellas de aquella batalla.

Terminaremos el día en Courseulles-sur-Mer, una pequeña población a orillas del Mar del Canal. Poblado desde la época galo-romana, sin embargo no saltó a la historia hasta la Segunda Guerra Mundial y el Día D, cuando en la mañana del 6 de junio de 1944, las playas de la ciudad formaban parte del área de la playa de Juno, asignada a las tropas canadienses, fue el primer puerto liberado en Normandía.

Hoy es un  encantador y relajante lugar con preciosas playas y un bonito patrimonio arquitectónico e histórico.

 Nos alojaremos esta noche con vistas al mar.

Días 5 y 6: NORMANDIA - DISNEYLAND PARÍS o PARQUE DE ASTERIX

coche-iconoNos despedimos de Normandía y regresamos hacia París para vivir dos días de emociones en el Parque de Atracciones seleccionado. Pero antes devolveremos el coche de alquiler en el aeropuerto de Charles de Gaulle.

¿No conoces Disneyland París? Es el momento de vivirlo en familia, los más pequeños disfrutarán como locos en un mundo de cuento de hadas con el Castillo de la Bella Durmiente como lugar central, donde las atracciones, espectáculos, cabalgatas y restaurantes nos sumergirán en la magia Disney. Pero para los mayores cuentan con otro parque, el Parque Walt Disney Studio, pensado para más para adolescentes y adultos, con su temática de cine y  atracciones de un nivel superior, ¡pura adrenalina!

Si ya habéis estado en Disney, entonces a descubrir el Mundo de Astérix y Óbelix y los irreductibles galos. Este parque recrea el espíritu galo de los cómics y películas de Astérix,  con una de las montañas rusas de madera más grandes de Europa, «la Tonnerre de Zeus». ElParque Astérix está dividido en distintas áreas o «universos»: Galia, Egipto, Grecia antigua, Imperio Romano…

 Proponemos dos noches en hotel o bien dentro del Parque Disney, o en la cercanía de los parques.

Día 7: PARÍS - CIUDAD DE ORIGEN

Llegamos al final de esta  aventura en familia.

 A la hora indicada seremos recogidos en nuestro hotel para trasladarnos al aeropuerto y tomar el vuelo de regreso a casa.