¿Cómo preparar el viaje de tus sueños?

Nov 3, 2020

En Sevive sabemos que el viaje empieza mucho antes de llegar al aeropuerto o subirnos al tren o al coche… el viaje empieza con la planificación y organización del mismo, y esta puede ser una experiencia apasionante o desesperante.

Hay viajeros a los que les encanta participar de ese proceso, y de bucear en la red a la captura de propuestas diferentes y las mejores ofertas, diseñarse su propia ruta y hacer sus propias reservas, porque para ellos es parte de la aventura. Pero hay otros viajeros para los que el zambullirse en la red les supone más que nada «angustia»… y al final acaban ahogados entre tanta información y diferentes opciones entre las que elegir, y por ello prefiere confiar en la ayuda y experiencia de un asesor de viajes.

Tanto si vas a contratar un viaje organizado como si lo que te van son los viajes por libre y organizados por ti mismo, hay muchas cosas a tener en cuenta, porque hasta la mayor aventura debe ser planeada.

CREA UNA LISTA DE DESEOS

Antes de empezar la planificación siéntate con tus compañeros de viaje y decidid cual es el tipo de viaje que soñáis cada uno. A lo mejor tenéis el destino claro, pero a lo mejor no. O a lo mejor el estilo que a uno le gusta, a otro no le apetece nada… y es mejor llegar a un punto intermedio antes de empezar y a buscar vuelos.

Empecemos la casa por los cimientos, poner los deseos en común:

  • ¿Qué esperas de este viaje? Relax, aventura, mucha cultura, más naturaleza… un poco de todo.
  • ¿Qué estilo de viaje os va? ¿Con guía y todo organizado, solo con guías locales, autoguiado?
  • ¿Qué tipo de alojamiento os gusta? ¿De lujo, hoteles boutique, apartamento, alojamiento con locales, camping…?
  • ¿Qué experiencias queréis vivir? ¿qué esperáis en definitiva del viaje?
  • Y por supuesto ¿qué presupuesto tenéis?

ELIGE EL DESTINO

No siempre el destino que más soñamos es el adecuado para viajar en una fecha determinada, o incluso puede depender del ánimo que tengamos o con quién viajemos. Por ello hay que tener en cuenta:

  • ¿Con quién voy a viajar? Como hemos comentado antes es importante aseguraros de que todos buscáis y esperáis lo mismo del destino, para evitar discusiones o decepciones ya una vez en el transcurso del viaje, y que acaben aguando la experiencia de ese viaje tan soñado.
  • Asegúrate de que el clima es el que esperas en la fecha que vas a viajar, un paraíso puede volverse pesadilla si en lugar de pasarnos el día al sol y buceando… nos lo pasamos encerrados en un bungalow por temporal, por muy bonito que este sea el bungalow.
  • Sanidad y seguridad, no todos los destinos tienen que tener las perfectas condiciones sanitarias o de seguridad, pero por supuesto eso depende del nivel de riesgo o miedo que pueda asumir cada viajero. Algunos preferirán no salir de Europa, y otros se aventurarán a los países más remotos de África y Asia. Pero, independientemente del umbral de miedo o valor que cada uno tengamos, sí que hay que evitar riesgos innecesarios. ¡No seas temerario! Eso de viajar a países en guerra o en plena revolución… déjalo para los reporteros de guerra o controladores de la ONU, no es necesario.
    Además el correr riesgos cual si fuéramos Leonardo Dicaprio en «Diamantes de Sangre» puede implicar, no solo un riesgo para ti, sino para las personas que se vean obligadas a velar por tu seguridad. No hay nada peor como viajero que poner en riesgo la vida de los cuerpos de seguridad de otros países por nuestro propio capricho aventurero.
    Consulta con tu agencia de viajes, o visita la página del Ministerio de Asuntos Exteriores, aunque sus recomendaciones siempre resulten más alarmante de lo normal, y si le hiciéramos caso a pies juntillas… ¡¡¡no viajaríamos a casi ningún lado!!!

MÁRCATE UN PRESUPUESTO

Pero un presupuesto realista. A menudo queremos abarcar mucho: muchos días, muchos destinos, buenos hoteles, vuelos directos… pero el presupuesto no llega, porque más lo queramos estirar no llega para él destino que teníamos como ideal.

Es momento de echar mano de esa lista de deseos que nos marcamos, y comprobar los precios estándares del destino: avión, alojamientos, transportes, visitas, comidas… o consulta a tu asesor de viajes, te hará la mejor recomendación.

Así que es importante adecuar el presupuesto al destino, la duración, el estilo de viaje, categoría de hoteles, y nivel de vida del país… o sino adaptar todos estos puntos a nuestro presupuesto. A veces basta con flexibilizar un poco las fechas y salirnos de la estacionalidad del destino, conseguiremos mucho mejores precios, y quizás hasta disfrutaremos más del destino sin tantos turistas.

INFÓRMATE SOBRE EL DESTINO

Ya sea con una guía de papel, en blogs y foros de viajeros, en Fitur… o por supuesto con tu asesor de viajes. Pero infórmate de todos los requisitos y cosas importantes del destino, resuelve todas tus dudas…

No solo sobre lo que podemos visitar y como podemos disfrutar al máximo el destino. Hay que saber qué clima nos vamos a encontrar, que visados y vacunas necesitamos, qué moneda usan y dónde puedo cambiarla, sobre el idioma, y por supuesto el nivel de vida… incluso sobre la cultura, las costumbres, y las  leyes ¡claro!, porque hay destinos con leyes de otro siglo que pueden afectar a nuestro estilo de viaje, y nuestra forma de comportarnos, y sino lo tenemos en cuenta… o que incluso puedan llegar a ser un disgusto serio.

Quizás descubras que haya cosas que no esperabas que te echen para atrás… y no es recomendable lanzarse a explorar un destino con reparos.

Una recomendación extra… ¡Leer alguna novela! o algo de historia del país para entenderlo mejor.… y ¿por qué no ir metiéndonos en ambiente con un par de películas?.

DEFINIR EL ITINERARIO Y ELEGIR LAS EXPERIENCIAS

Al fin, llegamos al viaje en sí, a la parte más bonita y evocadora que es diseñar el itinerario. ¿Cómo vamos a repartir los días? ¿por dónde vamos a empezar, y cómo queremos hacer el recorrido?… y en ese recorrido ¿Qué queremos visitar, qué experiencias queremos vivir?

Hay un viaje para cada viajero, y no hay porque seguir las mismas rutas que todo el mundo, seguro que hay una experiencia única para ti ¿Te gustan los animales, la cultura, el trekking, las gastronomía…? Hay mil opciones, y es bueno encontrar la que hará que tu viaje sea aún más especial, no te conformes con algo estándar y predefinido.

Y aquí recomiendo de nuevo ser realista, a veces queremos abarcar muchas cosas en un mismo día correr de un lado para otro y no nos damos tiempo para disfrutar las cosas y absorber la esencia de un lugar, o dedicar tiempo a las personas que nos conectarán con el destino. Es cierto que hay viajeros que este ritmo loco es lo que les gusta, pero si eres de los que prefiere un ritmo más lento y sentir que disfrutas al máximo cada visita y actividad… no corras, no abarques demasiado, ni demasiados sitios, ni demasiados kilómetros, en demasiado poco tiempo… y porque será demasiado agotamiento al final del día.

A veces menos es más.

EL VUELO

Probablemente sea en el vuelo donde veamos las mayores diferencias de precio. Cambia mucho entre cogerlo con meses de antelación… y comprarlo un mes antes del viaje.

Si pretendemos salir en verano puede llegar a salirnos incluso por el doble del precio que hubiéramos conseguido 6 meses o 1 año antes. Sí, hay quien dice que en el último momento se consiguen buenas ofertas… pero es una apuesta, y yo no me la jugaría, lo más probable es que acabe saliendo por un ojo de la cara… o tengas que hacer 2 o 3 escalas, lo cual no es sano para nuestra salud ni la del planeta 😉

Consulta con tu asesor de viajes, a menudo las agencias puede realizar reservas por periodos largos a buen precio antes de emitir los vuelos.

Ya sé, ya sé que hay miedo a reservar con tanta antelación… ¿Y si pasa algo? ¿Cambio de trabajo? ¿Me quedo sin vacaciones? ¿me pongo enferma…? Pues sin duda recomiendo para vuestra tranquilidad contratar un seguro de cancelación, os aseguro que es poco dinero si piensas lo que te puede costar no tenerlo…

ELEGIR LOS ALOJAMIENTOS

Si eres de los que te gusta perderte en Booking o Tripadvisor y dedicar tiempo hasta dar con el alojamiento perfecto…ubicación, calidad, precio… genial ¡a disfrutarlo!

Pero si te agobia, te ves perdido, no sabes si confiar en los comentarios, o simplemente no tienes tiempo… aquí estamos para ayudarte en esa ardua tarea, y que es para muchos viajeros casi tan importante como el mismo itinerario, porque forma parte de la experiencia de viaje.

A menudo me encuentro viajeros que me dicen que el alojamiento no es importante, solo que sea económico y “limpio” (por supuesto)… pero luego a poco que la habitación era pequeña, el desayuno escaso, o estaba alejado del centro… se sienten decepcionados, y ven la experiencia del viaje empañada por que el hotel les ha defraudado.

Sé claro y sincera entre lo que estás dispuesto a pagar y las expectativas que tienes, no le restes la importancia que tiene… el descanso durante el viaje es esencial, sentir que al llegar al alojamiento llegamos a casa y relajarnos, nos hará disfrutar más de lo vivido durante el día 😉

Volvemos a las expectativas… para algunos el lujo será una tienda de campaña en mitad de la naturaleza, con un manto de estrellas sobre la cabeza, otros querrán un hotel de lujo con las últimas comodidades, o la experiencia de vivir como un local… el caso es saber lo que se quiere 😉

TRANSPORTES EN DESTINO

Nuestro propio coche, o un vehículo con chofer guía, en tren, barco… ¿o transporte publico?Los vuelos son impresindibles para poder alcanzar los destinos más lejanos para nuestros 15 o 20 días de vacaciones, pero sin duda no es la mejor forma para disfrutar el camino.

Pero el tren, ¡ay el tren! no solo es uno de los medios de transporte más económicos en «casi» todos los países, salvo si es un tren de alta velocidad, o un tren turístico donde podemos llegar hasta los grandes lujos.

Pero sin duda lo que tienen en común todos los viajes en tren es esa magia de recorrer paisajes tras paisajes… escenas únicas de la gente del lugar y su forma de vivir auténtica, mientras nos mece un traqueteo que pone banda sonora a las imágenes únicas que se suceden tras la ventanilla.

¡El tren se convierte en parte del viaje! Y a la hora de movernos entre los distintos destinos de un mismo país puede ser la opción acertada, que haga que la  magia de la experiencia se multiplique, al tiempo que ganamosen comodidad.

¿Y si cogemos un barco? Hay destinos que nos regala rios navegables que se convierten en auténticasautopistas fluviales, o paises que se dispersan en islas… y es entonces cuando quizás merezca la pena prescindir de un vuelo rápido de una o dos horas y dedicar uno o dos días a un trayecto en barco ¿Quien no ha soñado remontar el Nilo? ¿Pues imagina descender el Mekong entre las junglas de Laos, Camboya o Vietnam, o explorar distintas islas y fondos marinas de Maldivas a bordo de un típico Dhoni.

Viajar en coche, privacidad y libertad, ya sea con un chofer y guía, que nos dé más tranquilidad y nos aporte tod su sabiduria y experiencia al recorrido. O poniéndonos al vlante nosotros mismos, para sentrnos exploradores de nuestro camino, según te guste más. La magia del road trip, subirse al coche y lanzarse a la carretera, ya sea en Estados Unidos o en Namibia… en Turquia o en Cuba, siempre será nuestra propia aventura.

Pero si hay un trasporte para la aventura más real ese es el autobús local. Asía, América, África… nos traen a la mente esas imagenes de autobuses abarrotados de gente autóctona y varipnta, la comodidad no es el lema en esta opción, pero sin duda las vivencias serán únicas divertidas, y quizás hasta hagamos amigos. La mejor forma de fundirse con la cultura local.


Sin duda preparar un viaje puede ser una experiencia bastante estresante, y es un apena vivirlo… así que mi última recomendación es: déjate asesorar por especialistas en viajes y en destinos, y disfruta la experiencia 😉

¿Y con todo esto? Ya solo queda preparar el equipaje… pero de eso hablamos otro día.

También te puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Únete a nuestra newsletter!