Curiosidades de Rumania

Oct 16, 2020

Rumania es la Tierra de los Romanos ¿Cómo? Así es, aunque muchos no sabrán que el término «Romania» empezó a aplicarse a los  territorios del este de Europa en los que se hablaba una lengua romance derivada del latín el «romano», y que acabó por designar a las regiones del nordeste del Imperio… esos territorio que coincidían con la antigua región Dacia, que fueron parte del Imperio Romano. Y solo esto ya nos da pistas de algunas curiosidades rumanas.

Los propios pobladores se llamaban a sí mismo Rumanos, del latín romanus… es decir “romanos”, hay referencias escritas ya del siglo XVI, pero fue en 1866 cuando Carol I, lo utilizó de manera oficial para designar al país y sus gentes.

Pero este sorprendente país, escondido y caído en el olvido durante el siglo XX hasta la caída del telón de acero, es quizás la mayor joya natural y cultural del Este de Europa, o al menos es mi debilidad… pero hasta que no lo recorrí no descubrí de verdad Rumania ¿vamos allá?


El idioma rumano es uno de los más antiguos de la tierra, hunde sus raíces en los comienzos de nuestra era, cuando los geas y los dacios, pueblos de lengua indoeuropea que habitaban el territorio, fueron conquistados por los romanos en el año 106 d.C. cuando el emperador español Trajano venció al líder dacio Decébalo, convirtiendo la región en la provincia romana de Dacia. 

Durante 165 años  la región fue colonizada por romanos de todo el imperio, pero principalmente de origen itálico, así el latín vulgar se convirtió en la lengua común.

El latín, Influenciado por la lengua local dacia, derivaría en el rumano, y por su aislamiento geográfico, fue probablemente la primera lengua que se escindió del tronco latino, y la única lengua romance que se conservó en el este de Europa.

Es también por eso que a los españoles nos sorprende entender tantas palabras rumanas, por su similitud a muchas palabras españolas derivadas también del latín.


Durante la Edad Media pasaron por tierras rumanas sucesivamente los pueblos ávaros, eslavos, búlgaros, húngaros, tártaros… que terminaron de conformar al pueblo rumano, y que hoy son el 89% de la población.

Los españoles nos sorprendemos al viajar a Rumania y encontrarnos con gran cantidad de rubios, de piel y ojos claros, qué diferentes de los rumanos morenos y de tez oscura que emigran a España. Y es que estos que conocemos  en España son en su mayoria de la etnia gitana «roma», pero que en Rumanía apenas suman un 2,5% de los habitantes. Es probable que recorras Rumanía sin cruzar ningún asentamiento gitano.


Bucarest es la capital, y significa “felicidad”.
Al parece el nombre le viene porque allí habitaba un pastor llamado Bucur, que significa feliz, y que tocaba dulces melodías con su flauta cada día junto al rio…. El nombre del pastor acabó desigando a la ciudad.

Quizás no siempreha sido feliz la ciudad, pero encanto no lo faltaba… desde el siglo XVIII los gobernantes quisieron darle esplendor… y emular a la capital parisina, de ahí que se la conozca como la París del este.


Bucarest, por cierto, acoge el edificio administrativo civil más grande del mundo, y el segundo por detrás del Pentágono en Estados Unidos. Con un Récord Guiness: el edificio más pesado, grande y costoso del mundo, mide 270 m de largo por 240 de ancho, 86 de altura y 92 de profundidad 

En 1977, bajo el férreo régimen comunista de Ceaucescu, un terremoto destruyó parte de la ciudad, y  el omnipotente Ceaucescu,  al más puro estilo de Nerón, decidió aprovecharlo para llevar a cabo una reconstrucción faraónica. Para ello  expropió de sus casas a los habitantes de la zona menos afectada por el seismo, que creía la más segura… y así en un terreno mayor que toda la ciudad de Venecia levantó su gran obra.

Su idea era la idea de vivir en los pisos superiores del edificio, pero nunca llegó a ver la obra terminada. Hoy el edificio acoge los ministerios y el Parlamento Rumano.

Palacio del Parlamento Rumano

Otra ciudad a destacar es Timisoara, hermosa y llena de vida, quizás no sepas que en su día fue una de las más avanzadas en el continente europeo.

Timisoara  fue la primera ciudad en ser iluminada con farolas de luz eléctrica, en 1884. De hecho, la segunda ciudad que implantó la luz eléctrica después de Nueva york.  Aunque la electricidad en sí había llegado en 1869, siendo la 2ª ciudad europea que sustituyo los carros de caballos por tranvías.


Probablemente el personaje rumano más famoso es el Conde Drácula… aunque es más leyenda que realidad. El escritor Bram Stoker se inspiró en la figura de Vlad Tepes, príncipe de Valaquia en el siglo XV. Que curiosamente  se le considera uno de los gobernantes más importantes de la historia de Valaquia, y para los rumanos es un héroe nacional.

La historia cuenta que Vlad Tepes era hijo del príncipe Vlad Dracul, y pasó su infancia como rehén de los otomanos, así estos aseguraban la lealtad del padre.

Durante este periodo Valaquia fue invadida por los húngaros asesinando al padre de Vlad. Este entonces, ayudado por los otomanos, recuperó el territorio valaco y mandó empalar a los invasores húngaros, y a continuación el sultán otomano mandó unos emisores para reclamar a Vlad que le rindiera pleitesía… pero este empaló también a los emisarios, de ahí su sobrenombre de “El Empalador”.

Los historiadores hablan de un Principe sanguinario y ávido de venganza… pero para los rumanos fue un liberador, y nunca lo asociaron con vampiros. Hasta que llegó Bram Stoker, que por cierto nunca visitó el país, pero creo el Conde Vampiro, designó una fortaleza en la que habitaría, el castillo de Bran, que hoy se asocia con el Conde Drácula aunque nada tiene que ver con Vlad el Empalador. Con todo, este castillo, es hoy el lugar probablemente más visitado del país, y salvo en días de tormenta y niebla… el lugar miedo, miedo…. No da.

Por cierto que para los  rumanos el personaje de Drácula apenas era conocido, por un lado porque el libro estuvo prohibido durante la dictadura de Ceaușescu (1974-1989), y por otro como ya hemos visto Vlad Drăculea es considerado su héroe nacional, después del guierrero Decébalo.  De cualquier forma los lugareños de Brasov han sabido sacarle provecho a la leyenda, y la atracción que ejerce sobre los viajeros que llegan hasta allí buscando el castillo del Conde Drácula.

Castillo de Bran, asociado al Conde Drácula

Otra de las rumanas más ilustres de la historia es Nadia Comaneci, una adolescente que fue la primera persona en conseguir una puntuación perfecta, de 10, en unos Juegos Olímpicos, gracias a la disciplina de Gimnasia. Hoy Rumanía tiene una de las mejores escuelas de gimnasia de todo el mundo.



En Rumanía son muy creyentes, o al menos eso declaran, solo un 1% de los rumanos se reconoce como ateo.  La mayoría de los rumanos son cristianos ortodoxos (en torno al 90%). Sus iglesias ortodoxas son una maravilla, conocidas como las Iglesias Pintadas, en la región norte de Moldavia son una excusa perfecta para viajar a Rumania.

Monasterio de Moldovita, Bucovina.

En el imaginario popular se asocia la región de Transilvania a un lugar tenebroso, donde habitan los vampiros, y gentes encerradas en casas envueltas por niebla, y ajos cubriendo las puertas.

Pero salvo porque los inviernos puedan hacer que la neblina de un poco de yuyu, el resto del año Transilvania es  una región luminosa y colorida, y su gente es alegre y acogedora.


Las regiones de Transilvania y Valaquia se comunican por una de las carreteras más atractiva de Europa: la Transfăgărășan. Que sube hasta los 2.034 m de altitud. Como un Scalextric gigante, la carretera serpentea por más de 90 km, en curvas de todo tipo que obligan a limitar la velocidad media del recorrido a los 40 km/h.

Es uno de los hitos de los moteros, pero más allá de su atractivo turístico la carretera que cruza los Montes Fagaras esconde una curiosa historia.

Fue, cómo no, una ocurrencia más de Ceaucescu, que con la excusa de una posible invasión de la Unión Soviética, (que ya había invadido Checoslovaquia en 1968), diseñó esta carretera como un acceso rápido para sus tropas por las montañas hacia el norte. La Transfagarasán fue conocida popularmente como la ‘locura de Ceaucescu’.


Entre sus joyas naturales, además de lo altos Cárpatos y sus bosques, está el delta del Danubio, el delta mejor conservado de Europa, con más de 23 ecosistemas que le han hecho patrimonio de la humanidad por la UNESCO. El Danubio es el segundo río más largo de Europa, cruza 8 países europeos, pero la mayor extensión del río pertenece a Rumania, pero lamentablemente está contaminando el cauce a base de residuos y pesticidas que convierten el Delta del Danubio en un filtro de contaminación 🙁

Cerca de este delta, se encuentra la gran la escultura rupestre en honor al antiguo rey Decébalo. Nada más y nada menos está tallada en una roca de 55 metros.


Volviendo a los Cárpatos y sus frondosos bosques… son el hogar de la mayor población de osos salvajes de Europa. En concreto en Brasov, donde llegan a tener incluso problemas de convivencia con los vecinos humanos.


Entre otras curiosidades cabe destacar:

  • Es uno de los mayores productores de vino de todo el globo, se sitúa el duodécimo. Dato curioso que seguro que seguro que no imaginabas, pero por supuesto de vino blanco. Historicamente Rumania tiene gran tradición vinícola que se remonta a unos 5000 mil años, gracias a las adecuadas condiciones de las llanuras que se extienden al sur de los Cárpatos, con abundante sol y un clima benigno regalo del Mar Negro. 
  • Por cierto que fue en Rumania donde se descubrió la insulina. Fue el rumano Paúles Kumpf el que realizó tal importante descubrimiento para la medicina mundial.
  • Otra de las curiosidades nos habla de que Rumanía se ha subido al caballo de los avances tecnoñógicos en el siglo XXI, con su red de wifi como una de las más rápidas del continente europeo.

Y por terminar… ¿Sabes que tienen un cementerio muy alegre y peculiar? En Sapanta el cementerio se aleja de los estereotipos grises y lúgubres. Aquí todo es alegre, y con gran colorido en los epitafios de sus lápidas, en los que también incluyen mensajes irónicos con mucho humor negro… claro que está escrito en rumano.

Cementerio colorido de Sapanta

También te puede interesar…

París de cine

París de cine

"Siempre nos quedará París" Casablanca, 1942. Si hay una ciudad amada por el cine, con permiso de Nueva York, esa es...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Únete a nuestra newsletter!